La revolución de la técnica facial sin cirugía tiene un nombre: ¡PRP!

Una técnica natural estética de rejuvenecimiento y mejora del rostro, también en casos de alopecia y cicatrices, mediante la regeneración celular que es furor en los últimos años. Prácticamente sin reacciones adversas porque utiliza la propia sangre del paciente. De qué se trata, los beneficios y por qué deberías considerarla en tu lista este nuevo año.

¿Cómo obtiene y funciona el PRP?

El plasma rico en plaquetas se origina de la extracción mínima autóloga y es la materia prima del procedimiento médico-estético, previo paso por un proceso de centrifugado que busca dividir las plaquetas de los otros componentes del flujo, para usar estas que tienen abundante cantidad de Factores de Crecimiento, ni más ni menos que proteínas presentes en el organismo y más concentradas aquí, encargadas de propiciar el colágeno y la elastina natural, en ventaja de la regeneración.

Una vez aplicadas a través de microinyecciones en la piel, esta se vuelve más firme, luminosa y fresca a simple vista.

Las ventajas de utilizar PRP

Los estudios científicos de laboratorio lo dicen, el aumento de la concentración de estos factores en PRP aumenta el proceso de sanación.

Un tratamiento indoloro que actúa aumentando el grosor de la capa más superficial, dando una imagen más lisa, con menos marcas, líneas de expresión y estrías. Mientras beneficia las células de la dermis y mejora las fibras del cuerpo.

Así, es posible evidenciar una mejora en la flacidez, disminuir el envejecimiento prematuro y los efectos de los rayos UV que se vuelven crónicos.

Si se trata del cabello, es un ítem complementario que mejora el grosor de este. Crece mejor y saludable.

En Buenos Aires, Dra. Viviana García es una de las especialistas en esta técnica facial, de reducción de estrías y de fortalecimiento capilar, a quien le consultamos cuál es el momento ideal para comenzar a hacer sesiones de PRP. Nos explica que los 30 años es el promedio, el momento en el que la piel comienza a perder regeneración y los primeros signos se hacen presentes. 

Y lo contrastamos en decenas de famosas, la terapia de belleza con plasma autólogo se ha vuelto la favorita para devolver vitalidad a la piel, quitar flacidez y borrar signos que la opacan o desequilibran sin exponerse a cirugías. 

Un cuidado esencial que no interfiere con la naturalidad ni expresión del rostro no genera alergias en el cuerpo ni el cuero cabelludo, mientras lo mejora. Unas tres sesiones dejando unos 15 días de descanso alcanzan para ver resultados favorecedores, que se magnifican con el pasar de los días y lo mejor, permanecen en el tiempo.

La única contraindicación es en embarazo y pacientes anticoagulados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *