¿Por qué se produce humedad en los ambientes?

La humedad en paredes y techos es un problema frecuente en algunas propiedades. Este fenómeno, además de causar un aspecto poco agradable, a menudo trae consecuencias en la salud de los habitantes de las viviendas.

Picar los muros, lijarlos y colocarles pinturas que combatan la humedad son las soluciones clásicas a este inconveniente que suele arruinar muebles, prendas de vestir y calzados si se hace presente dentro de armarios o placares.

En los últimos años se desarrolló un método innovador que permite solucionar este problema de una forma mucho más práctica. Las placas antihumedad, como las que comercializa la empresa LePlak, absorben la humedad y la liberan al ambiente, sin necesidad de romper, lijar o hacer grandes refacciones.

Independientemente de la opción que elijas, es conveniente que sepas que la humedad no aparece por un único factor, sino que puede surgir por 3 causas diferentes.

Humedad por condensación

Este fenómeno físico se produce cuando el vapor de agua entra en contacto con una superficie fría y se transforma en líquido.

En los hogares generalmente se hace presente en las duchas y baños y en las cocinas, lugares que suelen alcanzar altas temperaturas que se transforman en humedad estancada y producen hongos en ventanas, paredes y techos.

Aparece debido a una ventilación o a un aislamiento térmico insfucientes en cerramientos y vidrios, defectos de la construcción o colocación y uso erróneo de sistemas de calefacción.

Además de producir moho, vaho en los vidrios, malos olores y temperaturas desagradables, las personas expuestas a este tipo de humedad pueden sufrir sinusitis, asma, alergias y dolores de cabeza.

Para disminuirla es necesario ventilar los ambientes, evitar secar la ropa en el interior de la vivienda, tapar las cacerolas al cocinar e instalar ventanas con un aislamiento térmico adecuado.

Humedad por capilaridad

Se produce debido a la acumulación de agua en el subsuelo de las propiedades, que es incorrectamente absorbida por el suelo y comienza a subir a través de ladrillos y juntas, atravesando los cimientos.

Este tipo de humedad es muy nociva porque puede producir daños estructurales en las construcciones, rompiendo cañerías, afectando instalaciones eléctricas, revestimientos y arruinando muebles, aparatos electrónicos, puertas, ventanas y cualquier objeto almacenado.

También suele producir sensación de incomodidad a los habitantes, que están expuestos al frío permanente y se vuelven más propensos a padecer enfermedades respiratorias.

Para terminar con este tipo de humedad se deben colocar paredes aislantes, controlar los desagües para evitar filtraciones y goteras y verificar que las cañerías no posean roturas.

Humedad por infiltración lateral

Seproduce en espacios subterráneos como cocheras, sótanos o bodegas. El contacto directo con la tierra aumenta las posibilidades de que la humedad se filtre lateralmente, afectando los cimientos.

Este tipo de humedad genera daños en la construcción, los sistemas eléctricos, los marcos, puertas, pisos, ventanas, aparatos electrónicos y cualquier tipo de artículo que se encuentre almacenado.

Para evitarla es necesario construir utilizando materiales adecuados. Si la propiedad ya está construida, se pueden colocar paredes aislantes o instalar un sistema de drenaje que guíe el curso del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *